Archivo de la categoría: Cuentos infantiles

El rey rana

cuentos infantiles rey rana

Hubo una vez una princesa cuya pelota favorita fue a parar dentro del agua. La niña se echó a llorar desconsolada y apareció frente a ella una rana que se ofreció a devolverle el juguete a cambio de que la quisiera, la aceptara por amiga y compañera de juegos; y compartiera con ella todas sus comodidades.

La chica prometió todo esto, sin intención de cumplir y al tener la pelota en manos emprendió tal carrera que la rana tubo que gritar con todas sus fuerzas para que la esperara. La niña, ignoró sus gritos, seguía corriendo hacia el palacio. Sigue leyendo

La gallina roja

cuentos infantiles gallina rojaMarcelina era una gallina roja, que vivía en una gran granja rodeada de muchos animales. En el establo vivían las vacas y los caballos; los cerdos tenían su propia cochiquera. Había hasta un estanque con patos y un corral con muchas gallinas. Estaban cuidados por una familia de granjeros.

Un día la gallinita roja, se encontró un grano de trigo. Pensó que podría sembrarlo y al crecer hacer pan para ella y todos sus amigos. Sigue leyendo

Peter Pan

cuentos infantiles peter pan

Wendy contaba todas las noches las aventuras de Peter Pan, a sus dos pequeños hermanos, Michael y John. Y en un de tantas noches recibieron una visita inesperada, vieron una lucecita moverse por la habitación. Era el hada Campanilla, que acompaña a Peter Pan. Con un poco de polvos mágicos, los invitaron a volar al País de Nunca Jamás, donde vivían los Niños Perdidos, Peter les señaló, al capitán Garfio y su barco, contando que tiempo atrás un cocodrilo le devoró la mano y se tragó hasta el reloj, por eso hoy se ponía nervioso al oír un tic-tac. Sigue leyendo

El dragón de Troms

El dragón de Troms

Estos seres mitológicos con características muy similares a las de los dinosaurios o más recientemente a las de los reptiles, nos han acompañado a lo largo de la historia.

Se dice que la entrada principal a la provincia noruega que hoy se conoce con el nombre de Troms era custodiada por un gran dragón. A diferencia de la idea que muchísimas personas tienen de que en las leyendas de dragones sólo tratan temas belicosos, este relato en nada se relaciona a esa concepción.

Ese dragón actuaba como el protector de la ciudad, es decir él era el encargado de evitar que una entidad maligna traspasara sus fronteras y transgrediera a los habitantes de esa comunidad. Además, los locales le pedían consejos, ya que su sabiduría era comparable sólo con la que poseían los dioses en la Grecia antigua.

Varios grupos de vikingos trataron de derrotarlo. Sin embargo, fue el destino el que acabó con él. Un día el sol dejó de alumbrar Troms, las cosechas y todo lo que tenía vida en la comarca, empezó a morir rápidamente.

Paradójicamente, las otras provincias de Noruega gozaban de un clima idóneo para la agricultura. Fue tanta la desesperación de las personas que le suplicaron al dragón que exhalara fuego a través de un gigantesco cono de piedra con dirección al cielo, para ver si se podía encender el sol con esas llamas.

El dragón tomó una gran bocanada de aire y comenzó a expulsar el calor de sus entrañas, de forma incesante. Las llamas literalmente llegaban hasta las nubes. Así continuó por horas y horas hasta que su cuerpo comenzó a fundirse.

La temperatura fue tan alta que se formó un cráter en donde él estaba y posteriormente con su cuerpo ya convertido en cenizas, se creó un volcán gigantesco. La erosión hizo que el cielo y la tierra de Troms se estremecieran. Al terminar la hecatombe, los rayos del sol volvieron a brillar.

Cenicienta

cuentos infantiles cenicientaHabía una vez una joven muy bella que tenía una madrastra altanera con dos hijas, del mismo carácter. Ella hacía los quehaceres del hogar y como sus vestidos estaban siempre manchados de ceniza, se ganó el apodo de Cenicienta.

Un día el hijo del rey dio un baile en el reino. Las hermanastras de Cenicienta estaban muy contentas y preocupadas de elegir los trajes y peinados para la ocasión. Y se burlaban en todo momento de Cenicienta que no podría asistir a la celebración. Sigue leyendo