Archivo de la categoría: Cuentos para dormir

Cuento la cigüeña desorientada

Cuento la cigüeña desorientada

Cada vez que voy a casa de mi hermana, mi sobrina me pide que le relate un cuento para dormir. Hace poco le conté la historia de Clarisa, una cigüeña que tenía como único anhelo el convertirse en la mejor repartidora de bebés del mundo.

Sin embargo, el primer problema al que se tuvo que enfrentar fue que ella al haber nacido en Latinoamérica, no sabía hablar francés y como sabes, todas las cigüeñas que se dedican a esa encomiable labor, deben conocer a la perfección “el idioma del amor”. Más que nada porque a veces necesitan saber un cuento para dormir y así evitar que los pequeños lloren durante el vuelo.

Se inscribió en un curso en línea de nivel básico, y luego de bastantes sesiones logró obtener su certificado. Después mandó su solicitud a la embajada francesa y allí le dijeron que debía esperar a que su pasaporte fuera enviado a su domicilio.

Felizmente vio que el documento que esperaba con ansias llegó. Como había estudiado la mejor ruta para llegar a la central de las cigüeñas, arribó fácilmente a su destino. En cuanto la vieron los evaluadores, notaron que Clarisa tenía una gran disposición y diligencia a la hora de seguir instrucciones.

Pasó los exámenes rutinarios y su supervisor le dio su primera misión. Debía llegar a una pequeña niña a la ciudad de Sydney. La cigüeña envolvió a la criatura en un pañal de tela rosa y sujetó el nudo del preciado paquete con su pico.

Memorizó la ruta y se dispuso a emprender el vuelo. No obstante, dos horas después de haber partido se desorientó y cambió de dirección hacia el continente africano. Sus superiores se dieron cuenta de su error y la contactaron por radio indicándole el camino a seguir.

Esta equivocación por poco le cuesta el despido. Por ello, la joven Clarisa pidió otra oportunidad argumentando que jamás volvería a repetirse una situación semejante. La solución de la astuta cigüeña fue colocarse en el cuello, un sistema de navegación portátil.

Ahora va y viene sin retrasos. De hecho acaba de recibir un premio por puntualidad.

Historias del sol

cuentos historias del sol

-¡Ahora voy a contar yo! -dijo el Viento.

-No, perdone -replicó la Lluvia-. Bastante tiempo ha pasado usted en la esquina de la calle, aullando con todas sus fuerzas.

-¿Éstas son las gracias -protestó el Viento- que me da por haber vuelto en su obsequio varios paraguas, y aún haberlos roto, cuando la gente nada quería con usted?

-Tengamos la fiesta en paz -intervino el Sol-. Contaré yo.

Sigue leyendo

El castillo de los olores

cuentos infantiles castillo de los olores

En una casa en el bosque vivía una familia con tres hijos. Dos varones y una niña, que era la mayor, además egoísta y caprichosa, tan sólo pensaba en sí misma. Un día la atacó una enfermedad que los doctores no pudieron curar.

Un día un viejo leñador les dijo que el egoísmo había enfermado a la niña. Y el remedio se encontraba en el castillo de los olores. Pues ahí se guardaban los aromas más bellos del mundo, y cada uno representaba a una cualidad humana: la bondad, el amor, la generosidad y la humildad. Debían traerlos en cuatro tarros de cristal. Sigue leyendo

La blanca gaviota y el travieso sol

cuentos cortos gaviota

Erase una bella gaviota que seguía al Sol al salir por el Oriente para alejarse de casa y volvía siguiéndolo también, al ponerse por el Occidente. Pero el Sol le jugó una broma y no se puso por el Occidente, sino por el Sur. La pobre gaviota se perdió entre las montañas.

Ahí se topó con una ardilla, quien le recomendó acudir con Don Juan Lechuza en el árbol más grande del bosque. Así la gaviota subió volando a lo más alto y ascendió al pico del árbol que se veía más, pero el señor sabio Don Juan Lechuza, no respondía a sus llamados. Entonces un pájaro carpintero le dijo: -Este árbol parece el más alto, porque está ubicado en una loma. El árbol más alto es el más viejo y duro, yo puedo decirte que el más duro es el Sr. Roble, que está en la base de la montaña, pegado a la ladera del río- Sigue leyendo

Ricitos de oro

cuentos infantiles ricitos de oro

Paseando por el bosque Ricitos de Oro encuentra una casita abierta y entra. Vio frente a ella una mesa, con tres tazones con leche y miel. Uno, grande; otro, mediano; y otro, pequeñito. Ricitos de Oro tenía hambre y probó, el tazón grande y mediano estaban calientes. Después probó del tazón pequeñito y le supo tan rica que se la tomó toda.

Había también tres sillas azules. Fue a sentarse: la silla grande era muy alta, la mediana era muy ancha y en la silla pequeña, se dejó caer con tanta fuerza que la rompió. Sigue leyendo

La Ratita Presumida

cuentos infantiles ratita presumida

Erase una vez, una ratita que era muy presumida. Un día la ratita barriendo su casita, se encontró una moneda de oro en el suelo. Después de recogerla, se puso a pensar qué se compraría con ella.

-Compraré caramelos- dijo, -¡Uy no! que me dolerán los dientes-

-Pues me compraré pasteles-, -¡Uy no! que me dolerá la barriguita-

-¡Ya lo sé!, me compraré un lacito de color rojo para mi rabito- Sigue leyendo

La Bella y la Bestia

cuentos infantiles cortos bella y bestiaHubo una vez… un mercader que atrapado por una tormenta, se refugió en un Castillo. Antes de marcharse tomó una Rosa del jardín. Y una Bestia horrenda vestida muy elegante, lo amenazó por haber robado sus rosas favoritas después de brindarle hospitalidad y acordó dejarlo ir a cambio de que le trajera a su hija. El mercader, asustado, hizo una promesa.

Cuando el mercader llegó a casa, le dijo a sus tres hijas lo sucedido, y Bella decidió tomar su lugar en el Castillo. La Bestia la recibió de forma gentil. Y el miedo de Bella disminuyó al paso del tiempo. En la habitación más bonita del castillo, la muchacha pasaba horas bordando cerca del fuego. La Bestia, sentada cerca de ella empezó a decirle palabras amables. Hasta que un día le pidió a Bella que fuera su esposa. La joven se sorprendió al principio, y después se negó aun con miedo a la reacción de la Bestia, pero, ¡nada sucedió!. Sigue leyendo

La Bella Durmiente

cuentos infantiles bella durmienteErase una vez… una reina que dio a luz una niña muy hermosa. Al bautismo invitó a todas las hadas excepto la más malvada. Igualmente ella se presentó en el castillo y, al pasar por delante de la cuna de la pequeña, dijo despechada: -¡A los dieciséis años te pincharás con un huso y morirás!. Pero un hada buena oyó el maleficio, y pronunció un encantamiento para que en vez de morir, durmiera durante cien años y solo el beso de un joven príncipe la despertaría de su profundo sueño. Sigue leyendo

El rey rana

cuentos infantiles rey rana

Hubo una vez una princesa cuya pelota favorita fue a parar dentro del agua. La niña se echó a llorar desconsolada y apareció frente a ella una rana que se ofreció a devolverle el juguete a cambio de que la quisiera, la aceptara por amiga y compañera de juegos; y compartiera con ella todas sus comodidades.

La chica prometió todo esto, sin intención de cumplir y al tener la pelota en manos emprendió tal carrera que la rana tubo que gritar con todas sus fuerzas para que la esperara. La niña, ignoró sus gritos, seguía corriendo hacia el palacio. Sigue leyendo

La gallina roja

cuentos infantiles gallina rojaMarcelina era una gallina roja, que vivía en una gran granja rodeada de muchos animales. En el establo vivían las vacas y los caballos; los cerdos tenían su propia cochiquera. Había hasta un estanque con patos y un corral con muchas gallinas. Estaban cuidados por una familia de granjeros.

Un día la gallinita roja, se encontró un grano de trigo. Pensó que podría sembrarlo y al crecer hacer pan para ella y todos sus amigos. Sigue leyendo