Archivo de la etiqueta: cuentos cortos

El Ciervo Engreído

cuentos cortos ciervo engreído

Hubo una vez, hace mucho tiempo… un ciervo muy engreído.

Caminaba tranquilamente por el bosque, y se detuvo para beber en un arroyo, al ver su reflejo en el agua: -¡Qué hermoso soy!- se decía -¡No hay nadie en el bosque con unos cuernos tan bellos!-, agregaba para satisfacer su vanidad.

Como todos los ciervos, tenía las piernas largas y ligeras, pero adoraba tanto la majestuosidad de su cornamenta, que solía decir que preferiría romperse una pierna antes de privarse de un solo vástago de su magnífica cornamenta. Pero el pobre ciervo, no podría estar más equivocado. Sigue leyendo

La blanca gaviota y el travieso sol

cuentos cortos gaviota

Erase una bella gaviota que seguía al Sol al salir por el Oriente para alejarse de casa y volvía siguiéndolo también, al ponerse por el Occidente. Pero el Sol le jugó una broma y no se puso por el Occidente, sino por el Sur. La pobre gaviota se perdió entre las montañas.

Ahí se topó con una ardilla, quien le recomendó acudir con Don Juan Lechuza en el árbol más grande del bosque. Así la gaviota subió volando a lo más alto y ascendió al pico del árbol que se veía más, pero el señor sabio Don Juan Lechuza, no respondía a sus llamados. Entonces un pájaro carpintero le dijo: -Este árbol parece el más alto, porque está ubicado en una loma. El árbol más alto es el más viejo y duro, yo puedo decirte que el más duro es el Sr. Roble, que está en la base de la montaña, pegado a la ladera del río- Sigue leyendo

El Granjero Bondadoso

cuentos cortos granjero bondadoso

Había una vez hace mucho tiempo en un país azotado por la guerra, un anciano Rey, el cual fue sacado por sus fieles del castillo a escondidas, teniendo que huir a pie y sin escolta para no levantar sospechas. Caminó y caminó por días, hasta que sus pies no podían dar un paso más, se encontraba cansado y hambriento, pero a los lejos alcanzaba a ver una granja solitaria, lastimosamente estaba en el país enemigo.

Pero su avanzada edad le impedía continuar hasta las afueras de ese lugar, por lo que no tuvo más remedio que solicitar en esa granja asilo. Lucia andrajoso y sucio por la larga travesía y aun así el granjero le brindó todo lo que necesitaba con buenas maneras. Compartió con él su humilde cena, y después le proporcionó un baño y ropa limpia, además de una confortable habitación para pasar la noche. Sigue leyendo

La media cobija

cuentos cortos media cobija

Un día que la familia Pérez compartía su hora de comida, llamaron a la puerta, el Padre atendió el llamado, pero de inmediato volvió a la mesa, su esposa le pregunto: -¿Quién era amor?-,¡Nadie!- respondió el hombre enérgicamente y con cierto tono de enojo. La puerta sonó de nuevo y aventó el bocado al plato. Viendo esta reacción su esposa fue a abrir la puerta, se encontró con un anciano, con las ropas sucias y desgastadas, lucia muy demacrado. Sigue leyendo

Peter Pan

cuentos infantiles peter pan

Wendy contaba todas las noches las aventuras de Peter Pan, a sus dos pequeños hermanos, Michael y John. Y en un de tantas noches recibieron una visita inesperada, vieron una lucecita moverse por la habitación. Era el hada Campanilla, que acompaña a Peter Pan. Con un poco de polvos mágicos, los invitaron a volar al País de Nunca Jamás, donde vivían los Niños Perdidos, Peter les señaló, al capitán Garfio y su barco, contando que tiempo atrás un cocodrilo le devoró la mano y se tragó hasta el reloj, por eso hoy se ponía nervioso al oír un tic-tac. Sigue leyendo

El tesoro mas desperdiciado

cuentos cortos abuelo

Era un día de tantos cuando Clemente recibía la vista de sus nietos, los tenia de todas edades, pero sin duda, quienes más permanecían junto a él escuchando sus historias, eran los más pequeños. Se sentaban los chicos a su alrededor y permanecían atentos así pasaran horas. Lo llenaban de abrazos y besos, mientras los más grandes apenas hacían el esfuerzo de saludarlo. Sigue leyendo

El Mago Merlín

cuentos cortos merlin

Hace muchos años, cuando los reinos de Inglaterra batallaban entre sí, un niño llamado Arturo fue entregado al mago Merlín para que lo educara. El mago lo llevó al castillo de un noble, quien, tenía un hijo de corta edad llamado Kay. Merlín enseñó a Arturo ciencias y ciertas fórmulas mágicas.

Los años fueron pasando y el entonces rey Uther murió sin que nadie le conociera descendencia. Los nobles acudieron a Merlín para encontrar al sucesor. El mago hizo aparecer sobre una roca una espada clavada a un yunque de hierro, con una leyenda que decía:

-Esta es la espada Excalibur. Quien consiga sacarla de este yunque, será rey de Inglaterra- Sigue leyendo

El Perico mentiroso

cuentos cortos pericoEl Perico Ruperto, trabajaba en un circo, su acto principal era imitar los sonidos de otros animales, sabía ladrar como perro, relinchar como caballo y silbar como serpiente. Un día cuando toda la caravana viajaba, acamparon momentáneamente en medio del bosque, y el distraído perico se quedó dormido en la rama de un árbol, cuando despertó todos se habían ido.

 Aunque estaba muy asustado, era astuto y de inmediato ideó un plan para sobrevivir, vio un par de ardillas que cargaban nueces, se puso detrás de ellas y silbó como serpiente diciendo:

-Desde hoy, yo gobierno en este lugar, ofrézcame tributo y se libraran de mi mordida, no intenten voltear porque soy tan rápida que inyecto mi veneno en un parpadeo- Sigue leyendo

La Princesa y el frijol

cuentos cortos la princesa y el frijolHabía una vez un príncipe que quería casarse con una princesa de sus sueños. La buscó por el mundo entero, pero era tan exigente que a todas les hallaba algún defecto. Princesas había muchas, pero nunca podía estar seguro de que lo fuesen de verdad. Por eso regresó a su castillo, penoso y cabizbajo, sin haber hallado a la princesa que había soñado durante toda su vida.

Llegó una noche en que se desató una tormenta muy fuerte, el agua caía a cántaros, llena de rayos y truenos. En medio de la terrible tempestad, tocaron a la puerta, y la reina abrió en persona. En el umbral había una princesa en estado terrible debido a la lluvia, el agua le chorreaba por el pelo y las ropas, llegando hasta los zapatos. A pesar de esto, ella insistía en que le brindaran asilo ya que era una princesa real y verdadera. –Bueno, eso lo sabremos muy pronto-, pensó la vieja reina.

Y, sin decir una palabra, fue a su cuarto, quitó toda la ropa de cama y puso un frijol sobre la madera; luego puso veinte colchones sobre el frijol, y encima veinte almohadones hechos con las plumas más suaves que uno pueda imaginarse. Allí tendría que dormir toda la noche la princesa.

A la mañana siguiente le preguntaron cómo había dormido.

-¡Fue una tortura!, No pude cerrar los ojos. ¡Era insoportable!, ¡No sé que había en esa cama! Me acosté sobre algo tan punzante que amanecí con marcas y moretones por todo el cuerpo. ¡Dios que dolor!– Dijo la princesa.

Cuando rodos escucharon, supieron enseguida que se trataba de una verdadera princesa, pues había sentido el frijol a través de veinte colchones y veinte almohadones. Sólo una princesa podía tener una piel tan delicada.

Y así el príncipe se casó con ella, seguro de que era toda una princesa verdadera. Y el frijol fue enviado a un museo, donde está exhibido todavía.


Una Pieza de Pan

cuentos panHubo una vez un par de hermanos, que trabajaban muy duro en una panadería. Tenían un jefe muy mal encarado, al cual parecía molestarle todo.

Uno de los muchachos pasó un día por un callejón, donde vivía un mendigo, entre periódicos y cajas de cartón, lo vio buscando comida entre la basura y de inmediato pensó que no haría mal a nadie si tomaba un pan para llevarlo al desamparado. Sigue leyendo